Los diez mandamientos del editor

Para una editorial no hay nada más bonito, emocionante y arriesgado como ver un libro recién salido de la imprenta y comprobar que todo ha salido como esperaba, pero… ¿os habéis preguntado alguna vez el complejo trabajo que se esconde hasta llegar hasta este punto? Es cierto que en muchas ocasiones no se valora realmente la labor del editor; sin embargo, el formato del libro, la cubierta, la tipografía o el precio, entre muchas otras cosas, depende de nosotros… y todo ello sin contar con los “extraños” comportamientos de algunos escritores durante el proceso de edición… Por ello, damos unos consejos a los escritores que de ahora en adelante se pongan en contacto con nosotros para evitar este tipo de situaciones y que ¡por fin, realmente alguien nos escuche!…

1. Si tu manuscrito no se entiende, por favor, permítenos que cambiemos al menos una coma.

2. No mandes el texto sin corregir para que seamos nosotros quienes lo hagamos… No queda demasiado profesional por tu parte.

3. Contamos con unos grandes diseñadores (si no, los mejores…), así que si podemos ofrecerte una gran portada, intenta no cerrarte únicamente a tu idea, eso sí, no dejes de decirnos lo que piensas.

4. Si no entiendes nuestro idioma, ¡por favor, no te entrometas en la traducción!

5. No nos envíes el manuscrito y te desentiendas, pueden surgir dudas en su lectura…

6. ¡Pero tampoco te obsesiones y nos llames varias veces al día para ver cómo lo llevamos! Si surge cualquier problema o te necesitamos, no tardaremos en ponernos en contacto contigo.

7. No mandes la última versión una y otra vez al agregar nuevos cambios. Asegúrate de que está todo correcto y envíanosla.

8. Si escribes varios libros al año, no nos los envíes todos juntos para publicarlos cuanto antes. Intentamos poder con todo el trabajo, pero ya sabes, mejor publicar uno bien que cinco mal.

9. Si tienes amigos que han escrito algo, estaremos encantados de recibir sus manuscritos, ¡pero no abuses y decide bien a quién eliges! (aunque ello te cueste la amistad de algunos de ellos).

10. ¡No somos ricos! Aunque estés convencido de que nos haremos millonarios con tu best seller, recuerda que con el porcentaje del dinero obtenido de las ventas que nos pertenece, tenemos que soportar los costes de impresión, gastos generales, impuestos y el margen con el que poder vivir, por supuesto (que ya sabemos lo cara que está la vida actualmente…).


 

Estos mandamientos que hemos tomado como nuestros son de un editor emblemático, Mario Muchnik, autor y editor (Buenos Aires, 1931). Esa es la contribución de Mario Muchnik, doctor en física, al mundo del libro. Allí llegó en 1966, tras abandonar la física. Dos años más tarde empezó a trabajar en París con Robert Laffont y en 1973, en Barcelona, fundó con su padre, Muchnik Editores. Hoy ese sello emblemático en España se llama El Aleph, la primera de las tres editoriales que el argentino fundó después de llegar a este país en 1978, ahora del grupo Planeta. Luego él creo otra editorial intependiente: El taller de Mario Muchnik. Ha sido el artífice de la primera edición en España de autores como Elias Canetti, Elie Wiesel y Primo Levi.